Prácticas Espirituales 1. Jaime Conde-Salazar

Talleres
7, 8, 9 de octubre. TABAKALERA
INSCRIPCIÓN (15€) hasta el 5 de octubre en info@addedantza.org

Este taller es una invitación a aproximarnos juntas a los límites de nuestras capacidades de conocer y entender. La práctica de la siesta será la vía de acceso a un estado de consciencia en el que la poesía toma las riendas y la lógica se transforma en imaginación. Un cuerpo tranquilo, abandonado a su peso, entregado a la escucha y descansando sobre su propia piel, es el vehículo perfecto para adentrarnos en el reino de lo que nos excede. Porque allí donde el ser individual se afloja y los límites individuales se hacen porosos, es donde aparece la posibilidad de la labor creativa.

PRÁCTICAS ESPIRITUALES 1

Tomemos lo espiritual como aquello que no alcanzamos a decir o no alcanzamos a ver o no alcanzamos a escuchar o no alcanzamos a entender. Tomemos lo espiritual como aquello que desborda nuestras capacidades de conocer y revela dimensiones y realidades que se despliegan más allá de nuestra consciencia despierta. Tomemos lo espiritual como ese principio de incertidumbre del que nace toda posibilidad de llegar a conocer.

Más allá de religiones, credos, multinacionales y demás instituciones patriarcales, acerquémonos a lo espiritual con nuestros cuerpos, con la realidad gloriosa de cada una de nuestras encarnaciones particulares. Que lo único que gobierne nuestra búsqueda sea el milagro arrasador de nuestra presencia, de nuestros cuerpos vivos y preciosos aquí y ahora. Porque no hay que olvidar que lo espiritual es, ante todo, una práctica corporal.

Decimos que la Filosofía y la Ciencia se ocupan de lo que somos capaces de conocer mientras que la Poesía se ocupa justamente de lo que no alcanzamos a conocer. En este sentido, la labor poética (tenga la forma que tenga y utilice los medios que utilice) va siempre de la mano de la labor espiritual: de lo que se trata en ambos casos es de acercarse a la posibilidad de nombrar lo innombrable, de mostrar lo invisible, de hacer resonar el silencio, de disolver los límites del tiempo y del espacio y, finamente, de convertir lo oculto en una epifanía.

Asomarnos a lo espiritual es asomarnos a lo desconocido, es llegar a ese punto en el que una no puede hacer otra cosa que reconocer sus propios límites y limitaciones. Igual que sucede en el origen de todo proceso creativo: lo primero siempre es no saber. Esa ignorancia es la que nos empuja a hacernos preguntas y las preguntas son las que nos permiten navegar en la incertidumbre y, eventualmente, llegar a hacer cosas.

Este primer taller de prácticas espirituales propone asomarnos a lo desconocido y a la incertidumbre como principios de todo proceso creativo. Para ello trabajaremos con nuestros cuerpos y, de forma muy especial, con nuestra piel poniendo en juego el sentido del tacto. Partiendo de un cuerpo en estado de siesta, cada sesión propondrá un acercamiento a un tema concreto a través de palabras, sonidos e imágenes. Nuestros cuerpos medio dormidos, casi totalmente relajados, no tendrán otra cosa que hacer que entregarse al reposo y a todas esas gozosas formas de consciencia no productivas en las que se amplían y se expanden nuestras capacidades de conocer.

Todos los cuerpos que lo deseen, pueden participar en este taller.

Sesión 1: Peso luego existo

Sesión 2: Mi cuerpo es un templo

Sesión 3: Unión y disolución gozosa

 

 

Jaime Conde-Salazar s.u.s. (Madrid, 1974) es licenciado en Historia del Arte (1997, Universidad Complutense de Madrid). Obtuvo su MA in Performance Studies (2002, New York University) gracias a una beca MEC-Fulbright.  Entre 2003 y 2006 dirigió el Aula de Danza “Estrella Casero” de la Universidad de Alcalá. En 2009 obtuvo la beca de la Real Academia de España en Roma. Desde entonces, ha escrito sobre danza en diversos medios, ha acompañado procesos de creación en distintos contextos, ha hecho conferencias aquí y allá saliendo a escena siempre que le ha sido posible. En 2015 publicó «La Danza del Futuro» (Contintametienes). En 2016 inicia junto a Barbara Sánchez el proyecto “Electrohumor” (Tabakalera/CA2M/Mercat de les Flors/La Fundición/Contenedor UMA). Y en 2020 publicó junto a Aimar Pérez Galí la colección “Cuadernos sobre el tocar”(Centro de Arte La Panera/CONDEGALI B.L.)

Scroll up